Mujeres: Mastectomía

mastectomia

ELIMINACIÓN DE SENOS FEMENINOS

MASTECTOMÍA

La mastectomía es un procedimiento en el que se extirpa toda la mama. Se realiza generalmente para el tratamiento del cáncer, incluyendo en estos casos la extirpación de la areola y el pezón. Y cuando, la motivación es buscar el balance de una autoimagen más acorde con la conducta sexual, se conservan la areola y el pezón. Esto es una mastectomía electiva.

En general, las mujeres con cáncer de mama pueden decidir si se tratan con una tumorectomía o una mastectomía, basándose en lo siguiente:

• Si el tumor es grande y, después de la tumorectomía, muy poco tejido mamario quedaría para una posible reconstrucción.

• Si ella no quiere someterse a la terapia de radiación después de la cirugía.

• Si ella cree que ella tendrá menos ansiedad y temores acerca de una recurrencia del cáncer de mama con una mastectomía

• Si la mujer tiene tumores en más de un cuadrante de la mama, la mayoría de los médicos del cáncer (oncólogos) recomiendan una mastectomía.

Si la mujer tiene marcadores genéticos que le condiciona a un riesgo muy alto de padecer cáncer. Esta última razón es la que ha incentivado a la práctica más usual de lo que se ha venido a llamar la mastectomía profiláctica. Y en casi todos los casos implica reconstrucción inmediata con la implantación de prótesis mamarias.

Las pacientes que necesitan lograr un balance de su autoimagen acorde con su conducta sexual, tienen un requerimiento estético más que reconstructivo. Un pecho plano, y con la menor cantidad de cicatrices posibles. Por ello, la técnica de mastectomía conserva la areola y el pezón, pero reduciendo su tamaño.

Las implicaciones quirúrgicas en caso de tratarse del cáncer pasan por un plan de reconstrucción de la mama y ello depende del grado y avance de la enfermedad. Mientras que en la mastectomía electiva para lograr el balance de la autoimagen tiene implicaciones estéticas, más que rapadora. Sobre todo en casos en que está programado un cambio de sexo.

Procedimiento: Dependiendo del volumen y tamaño del seno a extirpar, se puede resecar la glándula mamaria a través de un abordaje tipo “donuts” o “rosquilla” alrededor de la areola y complementar la eliminación de la grasa circunvecina con liposucción.

Tiempo quirúrgico: De 2 a 3 horas

Tipo de anestesia: General

Hospitalización: 1 día

Recuperación: En 2-3 días cuidados en casa. De 7 a 10 días vuelta al trabajo. En 3-4 semanas se vuelve a una vida normal.

Resultados: Definitivos y permanentes.

La aceptación de la nueva autoimagen es fundamental para considerar el procedimiento como exitoso, no solamente que técnicamente no haya complicaciones.